Declaración sobre la relación entre la Iglesia y el Estado (Sínodo ecuménico 1958)

“Declaración sobre la relación entre la Iglesia y el Estado” por el Sínodo ecuménico Reformado 1958:

En cuanto a la relación de la Iglesia y el Estado, el Sínodo declara;

  1. Que, de acuerdo con la Confesión de las iglesias representadas en su seno, sostiene que el magistrado civil es instituido por Dios y está dotado de poder, a fin de que, por su parte y dentro de los límites establecidos para su autoridad, promueva el mantenimiento de la vida humana y su desarrollo de acuerdo con ambas tablas de la ley de Dios;
  2. Que, en consecuencia, el magistrado civil está llamado a proteger la predicación del Evangelio y todo el santo servicio de Dios con todos los medios que Dios le haya dado, para que la libertad de conciencia para servir a Dios según Su Palabra, esté garantizada y todo poder anticristiano que amenace a la iglesia en el ejercicio de sus sagradas ministraciones, será resistido y prevenido;
  3. Que la iglesia reconocerá y honrará al magistrado civil en este poder y servicio dados por Dios; que proclamará fielmente las demandas completas del Evangelio, así como para la vida del magistrado civil y de sus súbditos, y tendrá presente el mandato apostólico de hacer súplicas, oraciones, intercesiones y acción de gracias por todos los hombres, por reyes y para todos los que tienen autoridad, para que podamos llevar una vida tranquila y pacífica en toda piedad y honestidad;
  4. Que el magistrado civil, bajo pena de abandonar su santo oficio y caer en la tiranía, debe de abstenerse de asumir el derecho y el poder del único Rey de la Iglesia Jesucristo, que desde el cielo gobierna y protege y salva completamente a Su iglesia; de modo que la iglesia con sus oficiales en todo lo que le ha sido confiada como su tarea y privilegio por su Rey, debe lealtad y responsabilidad únicamente a Él, y para la venida de Su reino y el derrocamiento de los reinos del anticristo, tiene su expectativa fija solo en el poder de Su Espíritu y la revelación de Su gloria.

Los motivos expresos de porqué se adopta la Revisión de la Confesión Belga Artículo 36:

  1. Esta formulación expresa la enseñanza Bíblica de que los gobernantes de los magistrados civiles tienen la tarea de contribuir al desarrollo de una sociedad que agrada a Dios (ver Romanos 13).
  2. Esta formulación expresa la enseñanza Bíblica de que los gobernantes civiles están sujetos a la autoridad de la Palabra y de la Ley de Dios. Esto excluye toda forma de totalitarismo que se convierte en ley en sí misma. (Véase Romanos 13:4).
  3. Esta formulación expresa la enseñanza Bíblica de que los dos ámbitos de la Iglesia y el Estado deben distinguirse en cuanto a sus esferas de operación y en cuanto a la naturaleza de los medios que se les han confiado. (Véase Mateo 22:21).
  4. Esta formulación expresa la enseñanza Bíblica de que los gobernantes civiles, para cumplir con las tareas que Dios les ha encomendado, deben eliminar los impedimentos a la predicación del evangelio y al avance del reino de Dios. (Véase 1 Timoteo 2: 1,2).
1949, Acts of the Reformed Ecumenical Synod, Amsterdam. 1958 Christian Reformed Church, páginas 174-177.