¿Es el conocimiento de la verdad justificable?

Serie: Dogmática Escritural, Dios y Su Palabra.

Pregunta 11: ¿Es el conocimiento de la verdad justificable?

Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra, me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo, para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido. (Lucas 1:1-4).

Para poseer la verdad es necesario saber que dicho conocimiento es verdadero. Esto implica que el conocimiento de la verdad es justificable por las Escrituras.

John W. Robbins en su artículo “An Introduction to Gordon H. Clark” dijo lo siguiente; “Hay tres tipos de estados cognitivos: el conocimiento, la opinión, y la ignorancia. La ignorancia es simplemente la falta de ideas. La ignorancia completa es el estado de mente que los empiristas dicen que nacemos: Todos nacemos con la mente en blanco según ellos, ‘tabula rasa’, usando la frase de John Locke. (Por cierto, una mente tabula rasa —es decir, una tablilla sin inscribir— es una imposibilidad. Una conciencia conciente de la nada es una contradicción en términos. El empirismo se basa en una contradicción al final). En el otro extremo de la ignorancia se encuentra el conocimiento. El conocimiento no es simplemente poseción de pensamientos o ideas como algunos piensan. El conocimiento es la posesión de ideas verdaderas conociendolas que son verdaderas. El conocimiento es, por definición, el conocimiento de la verdad. Nosotros no decimos que una persona “sabe” o conoce que 2 más 2 es igual a 5. Podemos decir que él piensa eso, pero en realidad él no sabe o conoce el resultado al final. Sería mejor decir que él solo opina que es 5.

Ahora, la mayor parte de lo que coloquialmente llamamos conocimiento es en realidad solo mera opinión. […] Las opiniones pueden ser verdaderas o falsas; simplemente no sabemos cuál. Historia (excepto por la historia revelada en la Escritura), es mera opinión. La ciencia es  mera opinión. La arqueología es mera opinión. Como bien dijo Juan Calvino: ‘Llamo conocimiento, no lo que es innato en el hombre, ni lo que es diligentemente adquirido [por él], sino lo que se nos ha revelado en la Ley y los Profetas.’ por lo tanto bien podemos decir que el conocimiento es la opinión verdadera con una justificación de su verdad [1].

Sean Gerety en su blog God’s Hammer dice que para que una proposición se eleve al nivel de conocimiento, tiene que ser justificada por las Escrituras [2].

Base Escritural: (Juan 20:31, 1 Pedro 1:15-16, Jeremias 9:23-24, 1 Corintios 2:16, 1 Juan 5:20).


[1] John W. Robbins "An Introduction to Gordon H. Clark", The Trinity Review July/Aug 1993, web.
[2] Sean Gerety, "Biblical Epistemology 101", God's Hammer web.    

Leave a Reply