La creación de los Ángeles

Nuestra Confesión de fe Belga dice; “Dios también creó buenos a los ángeles para ser sus mensajeros y para servir a sus elegidos; algunos de los cuales, de aquella excelencia en la que Dios les había creado, han caído en la condenación eterna, y los otros, por la gracia de Dios, han perseverado en su primer estado y no han caído. Los demonios y los espíritus malignos se pervirtieron de tal manera que son enemigos de Dios y de todo lo bueno; y según toda su capacidad están acechando a la Iglesia y a cada uno de los miembros de ésta, para pervertir y destruir todo por medio de sus engaños; y por eso, por su propia maldad son condenados a condenación eterna, esperándoles diariamente sus terribles tormentos.”

El origen y las propiedades de los Ángeles

En la Escritura leemos que los ángeles son criaturas, ellos fueron creados por Dios y no deben ser adorados (Apocalipsis 19:10). Los ángeles son espíritus de Dios, es decir, espíritus creados (seres inmateriales e inmortales) que sirven a Dios y no seres humanos glorificados (Hebreos 1:14). Ellos no tiene carne ni sangre aunque Dios puede darles forma de cuerpo para cumplir alguna tarea en específico sin embargo eso no implica que lleguen a ser humanos. En Hebreos 2:16 leemos que el Hijo de Dios asumió para sí una naturaleza humana la cual Él salvó, no así la naturaleza angelical.

La Escritura también los describe como seres espirituales racionales, es decir, con una conciencia moral, deseos y una voluntad que está siempre dependiendo de Dios y por consiguiente, son seres que piensan, obedecen, adoran y se regocijan en Dios y en las cosas de Dios (Salmo 103:20, Hebreos 1:6, Lucas 15:10, 1 Corintios 13:1, Lucas 1:19, 1 Pedro 1:12).

Porque Dios creó a todos los ángeles simultáneamente, ellos no se generan orgánicamente como el ser humano, por consiguiente no tienen lazos de conexión familiares pero sí gozan de lazos de unión en servicio en diferentes orden, y niveles para la gloria de Dios. Ya que existen diferentes tipos de ángeles creados por Dios para Su gloria, como lo son los arcángeles, los querubines y serafines, vemos según las Escrituras que todos estos cumplinen unanimes el fin de glorificarle según las tareas asignadas por Dios mismo, así cada uno de ellos y según la función que se desempeñan, funcionan a la perfección y en armonía y en una sola voz para la gloria de nuestro gran Dios Trino (Isaías 6:1-4).

Los Ángeles que perdieron su dignidad

En la epístola de Pedro y Judas leemos sobre los ángeles que perdieron su dignidad; “Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio;” (2 Pedro 2:4). “Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día;” (Judas 1:6).

Nuestra Confesión de Fe Belga dice que; “Dios también creó buenos a los ángeles para ser sus mensajeros y para servir a sus elegidos; algunos de los cuales, de aquella excelencia en la que Dios les había creado, han caído en la condenación eterna, y los otros, por la gracia de Dios, han perseverado en su primer estado y no han caído.”

De este modo vemos que los ángeles sostenidos en dignidad “por la gracia de Dios,” tendrán parte con el pueblo de Dios de la gloria eterna, esto último según Hebreos 12:22 en donde leemos; “sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles”, son éstos ángeles, y la iglesia escogida del Señor, que disfrutaran para siempre de la compañía de nuestro gran Dios, no así los ángeles arrojados para perdición y tormento eterno. De este modo vemos que la caída de algunos ángeles como la preservación de otros, es según al decreto de la elección y reprobación de Dios (1 Timoteo 5:21).

Los Ángeles en relación a la iglesia del Señor

En Hebreos 1:14 leemos; “¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?” Según este texto, los ángeles que fueron creados por Dios para Su gloria, fueron creados también como “espíritus ministradores, enviados para [el] servicio a favor de los que serán herederos de la salvación” !Que hermosa verdad!

Porque sabemos por Colosenses 1:16 que en Cristo, “fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.” Y que Cristo “es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten;” y que “Él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia…” por consiguiente decimos que los ángeles fueron creados para el servicio de la iglesia del Señor.

Algunos aspectos de eso serían por ejemplo que estos son mensajeros de Dios (Salmo 104:4), protectores de Dios para su pueblo (Salmo 91, Mateo 19:10), que los ángeles celebran la gloria de Cristo cuando la iglesia es reunificada en la manifestación de pecadores arrepentidos (Lucas 15:7), y aunque los ángeles no son salvos por el evangelio, ellos si se gozan al escucharlo predicar por la iglesia misma (Efesios 3:10), de ahí su participación en la cosecha final (Mateo 13:37-43).

Por lo tanto, los ángeles son ministros, enviados para el servicio a favor de los que serán herederos de la eterna salvación. !A Dios sea la gloria en Jesucristo!

Rafael Reséndiz Izaguirre

Editor de Escrituralismo.com y Nuestras Tres Fórmulas de Unidad. Cristiano Confesional. Esposo y padre. Reformado y Libertario.

Latest posts by Rafael Reséndiz Izaguirre (see all)