¿Qué se quiere decir sobre la suficiencia de la Escritura?

Serie: Dogmática Escritural, Dios y Su Palabra.

Pregunta 19: ¿Qué se quiere decir sobre la suficiencia de la Escritura?

“la palabra profética más segura” (2 Pedro 1:19). 

Porque la Escritura es divinamente dada por Dios, se sigue que ella contiene Su voluntad de forma más segura, “puesto que ahora han cesado ya aquellos modos anteriores por los cuales Dios reveló su voluntad a su pueblo” (Confesión de Westminster I.1).

Esto lo vemos precisamente en el Nuevo Testamento cuando el mismo canon estaba siendo completado durante la transición que estaba ocurriendo entre la palabra profética hablada por los apóstoles y profetas (1 Tesalonicenses 2:13), con la palabra enseñada y registrada para fundamento para la iglesia (2 Tesalonicenses 2:15, Efesios 2:20). Un ejemplo de esto lo vemos en el llamado para el servicio de los ancianos y diáconos que presupone una lista de cualificaciones para la ordenación a dichos oficios y que encontramos en 1ra de Timoteo capítulo 3 y Tito capítulo 1, esto a diferencia del llamado directo que recibieron ciertos candidatos sin lista previa revisada por la iglesia en Hechos 13:1-2.

Así, la Escritura se convierte en la máxima fuente suficiente de conocimiento y verdad, la cual debe de regir y gobernar tanto la conciencia del ser humano como sus creencias y conducta, pues ella expresa de forma completa la Voluntad de Dios para su vida.

La Confesión de fe  de Ginebra (1536) hablando del tema dice:

“En primer lugar confesamos que deseamos seguir la sola Escritura como norma de fe y religión, sin mezclarla con ninguna otra cosa que pueda ser concebido por la opinión de los hombres aparte de la Palabra de Dios, y sin querer aceptar para nuestro gobierno espiritual cualquier otra doctrina que lo que se transmite a nosotros por la misma Palabra sin adición ni disminución, según nuestro Señor manda en Su Palabra escrita.” (Artículo 1).

Del mismo modo la Confesión Bélgica (1561) dice:

“Creemos, que esta Santa Escritura contiene de un modo completo la voluntad de Dios, y que todo lo que el hombre está obligado a creer para ser salvo se enseña suficientemente en ella…  Tampoco está permitido igualar los escritos de ningún hombre -a pesar de lo santos que hayan sido- con las Divinas Escrituras, ni la costumbre con la verdad de Dios (pues la verdad está sobre todas las cosas), ni el gran número, antigüedad y sucesión de edades o de personas, ni los concilios, decretos o resoluciones; porque todos los hombres son de suyo mentirosos y más vanos que la misma vanidad. Por tanto, rechazamos de todo corazón todo lo que no concuerda con esta regla infalible…” (Artículo 7).

El Dr. Gordon H. Clark nos dice sobre la suficiencia de la Escritura;

“La Biblia es el estándar por el cual todas las cosas son juzgadas; nada se sobrepone en juicio sobre ella. La Escritura es toda-suficiente, no solo para guiar a uno al conocimiento salvifico de Jesucristo, sino también para justificar todo conocimiento y para interpretar cada uno de los aspectos de la vida.”

Base Escritural: (2 Tesalonicenses 2:15, 1 Tesalonicenses 2:13, Efesios 2:20).

Leave a Reply