¿Cómo sabemos que la Biblia es inspirada?

God’s Hammer. The Bible and its critics. Capítulo uno; ¿Cómo sabemos que la Biblia es inspirada?
Por Gordon H. Clark [1]

La pregunta de este capítulo corresponde a la inspiración de la Biblia. Esta clase de pregunta debe ser claramente distinguida en relación a otra pregunta con la cual puede ser confundida: ¿Cómo podemos saber que la Biblia es verdad? Como vemos, estas dos preguntas de hecho están relacionadas pero no son la misma pregunta en sí. Incluso ellas han sido respondidas de manera opuesta. El movimiento contemporáneo en teología llamado neo ortodoxia reclama que la Biblia es inspirada pero afirma que no es completamente verídica. Y, obviamente, algunos otros libros como Churchill’s The Gathering Storm cabe la posibilidad de que sea completamente verídico sin que sea inspirado. Incluso tal libro puede ser llamado infalible en un sentido. Así, la veracidad e inspiración deben de ser distinguidos al final.

Las dos ideas sin embargo están cercanamente relacionadas, especialmente en el caso de la Biblia. Los escritores neo ortodoxos pueden sostener una Biblia inspirada pero a la vez errada solamente porque ellos han cambiado el significado de inspiración. Cuando la definición Bíblica de inspiración es usada legítimamente esto significa que no puede haber inspiración sin verdad, aunque pueda haber veracidad sin inspiración. Por consiguiente para el cristiano la pregunta de veracidad es una pregunta a priori para él, pues a menos que la Biblia sea verdad no hay mucho en uso sobre inspiración. Algunas de las evidencias que muestran que la Biblia es verdad es presentada en otros capítulos en este libro. Los recursos arqueológicos e históricos han corroborado las historias Bíblicas en numerosas ocasiones. Sin embargo, este material será solo asumido aquí pero no trataré sobre él.

En adición a la evidencia histórica de la veracidad de la Biblia debe además haber algún soporte lógico para la conclusión a la que se llega. Si la Biblia hace afirmaciones contrarias independientemente de la arqueología e historia entonces parte de la Biblia debe ser falsa en sí. En ese caso no podríamos saber qué parte de la contradicción es falsa y cual es verdadera pero si podríamos ser lógicamente certeros de que ambas partes no pueden ser verdad a la vez. No es el propósito de este capítulo el discutir en detalles ninguno de los alegatos que hacen ciertas personas sobre contradicciones en la Biblia. La mayor parte de esos reclamos más bien son en base a una transparente mala interpretación. Algunos asuntos permanecen como rompecabezas porque no sabemos lo suficiente sobre las condiciones antiguas. Aunque podamos acertar en cierto modo del cómo ellos pueden ser explicados al final no tenemos evidencia objetiva que muestren que nuestros aciertos sean correctos al final. Sin embargo, para condenar la Biblia de inconsistencia debe de haber por lo menos (1) severas, (2) claras, e (3) importantes instancias no resueltas en ella. Pero las instancias no resueltas no son muchas y ellas o bien son, no fácil de ver o sin importancia. Por lo tanto estamos en libertad de creer que ellas en última instancia no mostrarán ser insolubles en sí.

Sin embargo la pregunta persiste; ¿la Biblia es inspirada? Su verdad o al menos su confiabilidad en general se supone; pero queremos saber que si la Biblia (como Churchill’s The Gathering Storm) es simplemente un libro más histórico que puede ser verídico o si al final es la Palabra de Dios inspirada.

Continuara…


[1] Gordon H. Clark, God's Hammer, the Bible and its critics, pages 19-20. See more at: www.trinitylectures.org/gods-hammer-the-bible-and-its-critics-p-87.html

Leave a Reply