Nuestro pecado y miseria

Día del Señor 2

3. ¿Cómo conoces tu miseria?

Por la Ley de Dios [a].

a. Romanos 3:20

4. ¿Qué pide la Ley de Dios de nosotros?

Cristo nos lo enseña sumariamente en Mateo capítulo 22: 37-40:

“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la Ley y los Profetas.” [a]

a. Deuteronomio 6:5; Levítico 19:18; Marcos 12:30; Lucas 10:27

5. ¿Puedes cumplir todo esto perfectamente?

No [a]; porque por naturaleza estoy inclinado a aborrecer a Dios y a mi prójimo [b].

a. Romanos 3:10, 20, 23; 1 Juan 1:8. 10
b. Romanos 8:7; Efesios 2:3; Tito 3:3; Génesis 6:5; Génesis 8:21; Jeremías 17:9; Romanos 7:23


Día del Señor 3

 6. ¿Creó, pues, Dios al hombre tan malo y perverso?

No, al contrario. Dios creó al hombre bueno [a] haciéndolo a su imagen y semejanza [b], es decir, en verdadera justicia y santidad, para que rectamente conociera a Dios su Creador, le amase de todo corazón, y bienaventurado viviese con Él eternamente, para alabarle y glorificarle [c].

a. Génesis 1:31
b. Génesis 1:26, 27
c. Efesios 4:24; Colosenses 3:10; 2 Corintios 3:18

7. ¿De dónde precede esta corrupción de la naturaleza humana?

De la caída y desobediencia de nuestros primeros padres Adán y Eva en el paraíso [a], por ello, nuestra naturaleza ha quedado de tal manera corrompida, que todos somos concebidos y nacidos en pecado [b].

a. Génesis 3; Romanos 5:12, 18, 19
b. Salmo 51:5; Génesis 5:3

8. ¿Estamos tan corrompidos que somos totalmente incapaces de hacer el bien e inclinados a todo mal?

Ciertamente [a]; si no hemos sido regenerados por el Espíritu de Dios [b].

a. Génesis 8:21; Génesis 6:5; Job 14:4; Job.15:14; Juan 3:6; Isaías 53:6
b. Juan 3:3, 5; 1 Corintios 12:3; 2 Corintios 3:5


Día del Señor 4

9. ¿No es Dios injusto con el hombre, al pedirle en su Ley que haga lo que no puede cumplir?

No [a], Dios creó al hombre en condiciones de poderla cumplir [b]; pero el hombre por instigación del diablo [c] y su propia rebeldía, se privó a sí y a toda su descendencia de estos dones divinos.

a. Efesios 4:24
b. Génesis 3:13; 1 Timoteo 2:13, 14
c. Génesis 3:6; Romanos. 5:12

10. ¿Dejará Dios sin castigo tal desobediencia y apostasía?

De ninguna manera; antes su ira se engrandece horriblemente [a], tanto por el pecado original como por aquellos que cometemos ahora, y quiere castigarlos, por su perfecta justicia, temporal o eternamente [b]. Según ha dicho Él mismo: “Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la Ley, para hacerlas.” [c]

a. Génesis 2:17; Romanos 5:12
b. Salmo 50:21; Salmo 5:5; Nahum 1:2; Éxodo 20:5; Éxodo 34:7; Romanos 1:18; Efesios 5:6
c. Deuteronomio 27:26; Galatas 3:10

11. ¿No es Dios también misericordioso?

Dios es misericordioso [a]; pero también es justo [b]. Por tanto su justicia exige que el pecado que se ha cometido contra su suprema majestad, sea también castigado con el mayor castigo, que es pena eterna, así en el cuerpo como en el alma.

a. Éxodo 34:6, 7; Éxodo 20:6
b. Salmo 7:9; Éxodo. 20:5; Éxodo. 23:7; Éxodo. 34:7; Salmo 5:4, 5; Nahum 1:2, 3


photo credit: Zanthia via photopin cc

Leave a Reply