La esclavitud del estado

La Biblia nos advierte contra la esclavitud del estado, y la ley bíblica trabaja para prevenirla (ver por ejemplo, 1 Samuel 8). El bienestar proporcionado por el estado causa dependencia del estado y seguramente es esclavitud. Los políticos codiciosos lo usan para comprar votos y crear una clase que está en deuda con los propios gobernantes. Cuando nos acostumbramos a los beneficios provistos por el estado, perdemos nuestra dependencia de Dios, de los vecinos, de la familia incluso de uno mismo, y cada vez somos más incapaces de actuar de manera responsable. Ya es común encontrar personas (¡incluso cristianos!) Que simplemente no pueden concebir que ciertas tareas se realicen sin ayuda estatal. Para ellos es una maravilla que la gente haya tenido vivienda, educación, atención médica, trabajo, transporte, servicio postal, comida y dinero fuera de la monopolización estatal.

David Chilton. Cristianos Productivos.

Latest posts by Rafael Reséndiz Izaguirre (see all)