Arcing, análisis de discurso. (Recurso)

Si queremos discernir el significado de las Escrituras y ser capaces de comunicar dicho significado a los demás con precisión (2 Timoteo 2:15), entonces es necesario una herramienta que exponga como “análisis de discurso” el significado obtenido de nuestro estudio. De esto se trata Arcing (a veces llamado “análisis de discurso”).

Cuando estudiamos las Escrituras lo primero que vemos es que el párrafo en observación está compuesto de proposiciones. Estas son declaraciones, preguntas y aclamaciones que comunican una idea verbal en cada proposición usada por el autor del párrafo y consecuentemente autor del libro. Estas proposiciones se reunen ya sea en forma de series en el párrafo, en forma progresiva o alternativa y que al final nos llevarán a la idea central del texto en observación y la cual fue comunicada por el autor del libro y consecuentemente por el Autor de las Escrituras mismas: Dios.

En resumen, el Arcing consiste en dividir el texto en sus proposiciones y señalar las relaciones lógicas entre las proposiciones anunciadas.

“Un evangélico cree que Dios se humilló a sí mismo no sólo en la encarnación del Hijo, sino también en la inspiración de las Escrituras. El pesebre y la cruz no fueron sensacionales, ni tampoco lo es la gramática o la sintaxis. Pero así es cómo Dios escogió revelarse a sí mismo. Un pobre campesino judío y una frase preposicional tienen esto en común: ambas son humanas y ordinarias. El hecho de que el pobre campesino era Dios y que la frase preposicional sea la Palabra de Dios no cambian esta verdad. Por tanto, si Dios se humilló a sí mismo tomando cuerpo humano y hablando el lenguaje humano, ay de nosotros si arrogantemente presumimos ignorar la humanidad de Cristo y la gramática de las Escrituras”. ~John Piper.

Para comenzar una jornada interesante en el estudio de las Escrituras, te animo visitar www.biblearc.com para crear tu propia cuenta.
Enhorabuena!

Leave a Reply