El conflicto del Cristianismo con Roma

El conflicto del Cristianismo con Roma fue, por tanto, político desde la perspectiva romana aunque religioso desde la perspectiva Cristiana. A los cristianos nunca se les pidió que adoraran a los dioses paganos de Roma; simplemente se les pidió que reconocieran la primacía religiosa del estado. Como Francis Legge ha observado;

“Los funcionarios del Imperio Romano en tiempos de persecución trataron de obligar a los Cristianos a sacrificar, no a ningún dios pagano sino al Genio del Emperador y la Fortuna de la Ciudad de Roma; y en todo momento la negativa de los Cristianos no se consideraba una ofensa religiosa, sino política.”

El asunto, entonces, era este: ¿Debería la ley del emperador, gobernar tanto al estado como a la iglesia, o son tanto el estado como la iglesia, el emperador y el obispo iguales y responsables ante la Ley de DIOS? ¿Quién representaba el verdadero y último orden; DIOS o Roma, la eternidad o el tiempo?

La respuesta romana fue Roma y el tiempo, y por tanto, el Cristianismo constituía una fe traidora y una amenaza para el orden político de entonces.”

Un Manifiesto del Posmilenialismo, The Days of Vengeance. David Chilton.

Latest posts by Rafael Reséndiz (see all)