¿Estás equivocado, y eres amado?

Aunque Jonathan Parnell presenta de forma correcta los dos bandos que están en disputa en la actualidad en relación al tema de la homosexualidad en su artículo [1], no ocurre lo mismo cuando presenta la supuesta solución al conflicto.

Primeramente Parnell dice lo siguiente:

“Como cristianos, creemos con profunda sinceridad que adoptar la práctica homosexual, junto con otros pecados, mantiene a la gente fuera del reino de Dios. Y si nuestra sociedad lo celebra, no podemos estar al mismo tiempo preocupados y no decir nada. Hay demasiado en juego. Esto significa decir en una simplificación excesiva que los cristianos —o evangélicos conservadores — están simplemente contra la homosexualidad. Nosotros estamos en contra de cualquier pecado que restringe a la gente del gozo eterno en Dios.”

Según las palabras de Parnell, entre los Cristianos existen ciertos grupos de “evangélicos conservadores” como tal vez otro grupo de Cristianos evangélicos no-conservadores. En ese caso podrían ser Cristianos “evangélicos liberales”, o tal vez Cristianos “evangélicos emergentes” de los conservadores y liberales y así ad infinitum. Al final todos somos Cristianos “evangélicos” pero con diferentes interpretaciones; “la interpretación conservadora”, “la interpretación no-conservadora”, “la interpretación liberal”, o “la interpretación emergente” etc.  Con esto, el texto de 1 Corintios 6:9-10 que trata Parnell en su artículo, pierde toda autoridad y se limita a dichas posturas, y en ese caso a la de los “evangélicos conservadores”.

Obviamente el problema cultura en relación al homosexualismo lo presenta correctamente Parnell al decir que:

“A algunos les gustaría ver todo este tema de la homosexualidad dividido en solo dos bandos: los que lo celebran y los que lo odian. Ambos de estos grupos existen en nuestra sociedad. Existen los números crecientes bajo gran presión social que alaban la homosexualidad. Podríamos llamarlos los izquierdistas. Y por el otro lado hay gente que odia la homosexualidad con la justificación de ser más intolerantes, aparte de cualquier preocupación cristiana. A estos podríamos llamarlos los derechistas.”

“El debate actual está plagado con ambos lentes en observación. Los de la izquierda tratan de relacionar a todos los que no está de acuerdo con ellos con los derechistas; Si usted no apoya, odia. Mientras que, los de la derecha ven falta de compromiso y de carácter al que no llega con la cara roja y dispuesto a militar; Si no odia, usted apoya.”

Pero cuando Parnell quiere presentar la supuesta solución al conflicto, opta por un camino no Escritural, y muy similar a otros caminos:

“Pero los verdaderos discípulos de Cristo [en su caso, conservadores] puedan caminar por ninguno de esos caminos. Tenemos algo que decir que nadie está diciendo, o puede decir [tal vez no estaba al tanto de quienes si lo están haciendo].”

“Distanciándonos de la izquierda y la derecha, nosotros no celebramos la práctica homosexual, reconocemos la claridad de la Palabra de Dios que revela que es pecado; y nosotros no odiamos a los que abrazan la homosexualidad, los amamos lo suficiente como para dejarlos colapsar bajo la presión de la sociedad. Nosotros hablamos la verdad en amor en esta confusión, diciendo simultáneamente, “Eso está mal” y “Te amo.” No somos izquierdistas; ya que decimos que, “eso está mal”. Y no somos derechistas porque decimos; “eres amado”. Hablamos buenas noticias, con las más dulces, más profundas, y más gloriosas palabras de la cruz -las mismas palabras que Dios nos habló;  “Estás equivocado, y eres amado”.

La pregunta que surge es: ¿Son esas las palabras del evangelio?. Obviamente no, ni tampoco el «sentido y significado» de los textos que coloca Parnell al pie de su artículo. Luego vemos que en el mismo tema Joel Osteen enfatiza el mismo problema de la homosexualidad en la entrevista con Piers Morgan [2], y que al final presenta la misma solución que Parnell. Por lo tanto, la “interpretación conservadora” de Parnell como la “interpretación liberal” de Osteen en realidad son una misma interpretación del problema de la homosexualidad. O ¿En qué difiere (en este aspecto) la postura de Parnell a la de Osteen? La respuesta es obvia, en nada, ambos concluyen de la misma manera errada.

[1] Why Homosexuality Is Not Like Other Sins.
[2] CNN Official Interview: Joel Osteen ‘Homosexuality is a sin’.

photo credit: VinothChandar via photopin cc

Leave a Reply