La prueba en la Escritura para la doctrina del pacto de gracia incondicional

 

Por Herman Hanko [1].

La prueba para el pacto de gracia como un lazo de amistad en lugar de un convenio o acuerdo:

  • Enoc y Noé caminaron con Dios en amistad (Genesis 5:23-24, 6:9, Amos 3:2).
  • Abraham fue llamado amigo de Dios (Santiago 2:23).
  • En el pacto de Dios, Dios nos revela Sus secretos como quien es un amigo (Salmo 25:14).
  • La fórmula pactual se encuentra en Génesis 17:7 y en muchos otros pasajes a través de ambos Testamentos: “Yo seré vuestro Dios y ustedes serán mi pueblo” (Génesis 17:7-8, Deut 7:6, 2 Corintios 6:16, Hebreos 8:10, Apoc 21:3).
  • El tabernáculo y el templo fueron tipos del pacto en el Antiguo Testamento: Dios hábito con Su pueblo bajo el mismo techo (Salmo 27:4-5, 84:1-4). El cuerpo de Cristo es el verdadero templo de Dios en el cual Dios habita en él y la iglesia es el cuerpo de Cristo (Juan 2:19-21, Colosenses 2:9, 1 Corintios 12:27).
  • El pacto dice ser una familia en la cual Cristo es el hermano mayor y todos los electos son hijos e hijas de Dios (2 Corintios 6:16-18).
  • La perfección del pacto es descrito como el templo de Dios con nosotros en él y en términos de la fórmula pactal; que Dios es nuestro Dios y nosotros Su pueblo (Apocalipsis 21:1-4).

La prueba para la incondicionalidad del pacto:

  • Génesis 15 enseña que el pacto de Dios en su establecimiento fue obra de Dios solamente sin condición alguna. Abraham estaba profundamente dormido cuando el pacto fue establecido.
  • Salmo 89:17-37 habla del pacto de Dios con David (tipo) y con Cristo y los hijos de Dios. Este Salmo habla del hecho de que aunque Sus hijos quebrantarán Su Ley (v.30), y Dios los castigase por sus pecados, Él mantendría Su pacto de gracia con ellos (vv. 33-38). Por lo tanto sólo Dios es quien mantiene Su pacto incondicionalmente.
  • En Ezequiel 16, Dios describe Su pacto con Su pueblo como aquella búsqueda de un bebé muerto y abandonado a lado del camino, a quien Él salva, da vida, nutre y hace de ella Su reina. Sin embargo ella comete adulterio. En el versículo 60 tenemos uno de esos grandes y significativos ‘Pero’, ‘Antes Yo’, ‘No obstante’ o ‘Sin embargo’:

Sin embargo, yo me acordaré de mi pacto que hice contigo en los días de tu juventud, y estableceré contigo un pacto eterno….” (RVA-2015).

La prueba de que no todos los hijos de los creyentes reciben la promesa sino sólo aquellos que pertenecen a Cristo la cabeza del pacto:

  • (Romanos 9:6, Gálatas 3:16, 29).

La prueba de que la elección determina aquellos que pertenecen al pacto de gracia:

  • (Romanos 9:8-13).

La prueba confesional se puede encontrar en la “Declaración de Principios” de las Iglesias Reformadas Protestantes de América (Link).


[1] Herman Hanko en "Proof for the Doctrine of an Unconditional Covenant in Scripture", The History of Reformed Covenant Theology, páginas 20-21.

Leave a Reply