Los escritos olvidados de A.W. Pink (2)

A continuación transcribo parte de los escritos olvidados [1] de este gran libro clásico de la fe cristiana, La soberanía de Dios de A.W. Pink [2]. Capitulo omitido por The Banner of Truth [3]:

TEXTOS QUE COMPRUEBAN LA DOCTRINA DE LA REPROBACION (1ra parte).

Exposición:

“Por mucho tiempo Josué tuvo guerra con todos estos reyes. No hubo ciudad que hiciese la paz con los hijos de Israel, excepto los heveos que moraban en Gabaón. Todo el resto lo tomaron en batalla, esto provenía de Jehová quien endurecía el corazón de ellos, para que resistiesen con la guerra a Israel, a fin de que fuesen destruidos sin que se les tuviese misericordia; para que fuesen desarraigados, como Jehová había mandado a Moisés”. (Jos 11:18-20).

No hay palabras más claras que estas. Aquí vemos un gran número de cananitas, cuyos corazones son endurecidos por el Señor, personas quienes el Señor propuso destruir, personas a quienes El no demostró ninguna misericordia. Claro que fueron malos, inmorales, idólatras, etc., pero ¿eran peores ellos que aquellos caníbales idólatras de las islas lejanas a quienes Dios dio el  Evangelio por boca de John G. Patton? ¡Seguro que no! Entonces ¿Por qué no mando Jehová a Israel que instruyera a los cananitas a obedecer Sus leyes y servir al único Dios verdadero? Ciertamente la respuesta correcta es que El los tenía marcados para destrucción. Y si fueron marcados para destrucción, entonces así era su destino desde toda la eternidad.

“Todo lo ha hecho Jehová para su propio propósito; y aún al impío para el día malo” (Prov.16:4).

Que el Señor ha hecho todo, quizá todos los acepten, que El ha hecho todo para él mismo, no es tan aceptado; que Dios nos hizo, no para nuestro propio bien, sino para El, no para nuestra felicidad sino para Su propia gloria, “Se afirma, sin embargo, repetidamente en la Escritura (Apoc 4:11). Y Proverbios 16:4; va aún más allá al declarar explícitamente que el impío es hecho para el día malo, que este fue el propósito al darle la existencia. ¿Pero, por qué? ¿No nos dice el apóstol Pablo en la epístola a los Romanos (9:17) “Para esto mismo te levanté, para mostrar en ti mi poder y para que mi nombre sea proclamado por toda la tierra”. Dios ha hecho al impío para que, como propósito principal, El pueda demostrar su poder, es decir, demostrarlo dominando y destruyendo al enemigo más fuerte. “Entonces yo les declararé: Nunca os he conocido. ¡Apartaos de mí, obradores de maldad!.

En estudios anteriores a este, fue demostrado que las palabras “conocer” y “preconocer”. Cuando se aplican a Dios en las Escrituras, tienen referencia no solo a Su conocimiento, es decir al simple conocimiento, sino a su conocimiento de aprobación. Por ejemplo: Cuando Dios dijo a Israel: “A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra” (Amós 3:2), es evidente que quiso decir “sólo ustedes son mis favorecidos”. Cuando leemos en Romanos 11:2; “Dios no rechazó a su pueblo, el cual conoció de antemano“, es obvio que el significado de estas palabras es: Que Dios no ha rechazado finalmente al pueblo a quien El escogió como objetos de su amor, (Conf. Deut.7:7,8). De la misma manera. Y es la única manera en que entendemos Mat.7:23; En el día del juicio el Señor les dirá a muchos “nunca los conocí”. Vean que no es que no tuvo conocimiento de ellos, sino que ellos nunca fueron los objetos de Su aprobación. Compare este pasaje con el de Juan 10:14; “Conozco (amo) Mis ovejas y las Mías me conocen (aman)”. Las ovejas, Sus elegidos, los de menor número, estos son conocidos; pero los reprobados, los “no-elegidos“, los de mayor número, no son conocidos, ni desde antes de la fundación del mundo fueron conocidos, “nunca los conoció.“

En Romanos 9, la doctrina de la soberanía de Dios en relación con los elegidos y con los reprobados se tratada en detalle. Una exposición detallada de este capítulo tan importante está fuera de nuestro alcance en este estudio, pero tomaremos el espacio necesario para tratar esa parte del capítulo que más claro habla de la reprobación:

“Porque la Escritura dice al Faraón: Para esto mismo te levanté, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea proclamado por toda la tierra”. (Rom.9:17).

Estas palabras hacen referencia a los versículos 13 y 14. En el versículo 13, se declaran, el amor de Dios para Jacob y Su ira para Esaú. En el versículo 14, está la pregunta: “¿Acaso hay injusticia en Dios?” Y aquí en el versículo 17 el apóstol sigue contestando la pregunta. No podríamos encontrar un mejor comentario sobre el pasaje, que el que ofrece Calvino:

“Hay dos cosas para considerar, la predestinación del Faraón para la ruina, la cual está en el consejo escondido de Dios, y el propósito de esta predestinación, hacer notorio el nombre de Dios. Siendo que muchos intérpretes tratando de modificar este pasaje más bien lo pervierten, nosotros debemos primero observar que la palabra usada para expresar “levanté“, en el hebreo es “designado”. Y por esta palabra entendemos que Dios para mostrar que la terquedad del Faraón no le podía impedir la salvación de Su pueblo, no solamente afirma que su ira había sido vista de antemano por Dios y que Dios había preparado el medio para restringirla, sino que El así lo había “designado” con propósito para este fin, para exhibir una evidencia ilustrativa de Su propio poder”.

Observen que Calvino, llama la atención a la fuerza que la palabra hebrea tiene, y que Pablo traduce “te levanté”. Como esta es la palabra sobre la cual la doctrina y el argumento de la interpretación del versículo dependen, queremos clarificar que Pablo cita del Antiguo Testamento Éxodo 9:16 y al hacerlo deja a la Septuaginta (la versión más usada en aquel entonces), y la cual él cita muy frecuentemente, y sustituye una cláusula para la primera como aparece en la Septuaginta. En lugar de “por esta razón te he preservado“, Pablo traduce “para este fin te levanté”.


[1] Versión publicada al español por The Banner of Truth - 1° Edición 1966 (Mercado libre).
[2] Con revisiones más recientes pero completa la obra en ingles: www.chapellibrary.org/files/3913/7643/2884/aogo.pdf 
[3] Traducción al español cortesía de Camino, verdad y vida. (sitio web).

photo credit: Peter E. Lee via photopin cc

Leave a Reply