Ya que el conocimiento de Dios es posible, ¿Cuál es la base epistemológica para ello?

Serie: Dogmática Escritural, Dios y Su Palabra.

Pregunta 6: Ya que el conocimiento de Dios es posible, ¿Cuál es la base epistemológica para ello?

La Sola Scriptura.

La Biblia enseña que Dios se ha revelado así mismo al ser humano en ambas revelaciones, tanto general como especial. La revelación general es llamada así porque es general en audiencia (toda la humanidad) y limitada en contenido. Por otro lado la revelación especial la cual es solo encontrada en las Escrituras es más restringida en audiencia (solo aquellos que escuchan y leen la Biblia) y mucho más detallada en contenido. Debido a su limitación natural, la revelación general debe ser siempre interpretada a la luz de la revelación especial (La Biblia)” [1].

Pues, “aunque la luz de la naturaleza, las obras de la creación y providencia manifiestan la bondad, la sabiduría y el poder de Dios de tal manera que los seres humanos no tienen excusa delante de Dios; sin embargo, éstas no son suficientes para dar aquel conocimiento de Dios y de su voluntad que es necesario para la salvación. Por lo tanto, agradó al Señor, en diferentes épocas y de diversas maneras, revelarse a sí mismo y declarar su voluntad a su iglesia. Luego, para la mejor preservación y propagación de la verdad, y para el establecimiento y consuelo más seguros de la iglesia contra la corrupción de la carne, la malicia de Satanás y del mundo, le agradó también poner por escrito dicha revelación, en forma completa. Ello hace que las Santas Escrituras sean de lo más necesarias, puesto que ahora han cesado ya aquellos modos anteriores por los cuales Dios reveló su voluntad a su pueblo” [2].

Es así que “el Escrituralismo enseña que todo nuestro conocimiento es derivado de la Biblia, la cual tiene el monopolio sistemático de la verdad” [3]. “Sólo en las Escrituras Dios se revela por Jesucristo como Salvador de su pueblo. Por eso pensamos especialmente en las Escrituras cuando pensamos en la revelación” [4].

Por consiguiente, en la epistemología Cristiana, el conocimiento verdadero es posible y justificable, y no reside ni en el racionalismo o empirismo sino en la revelación especial de Dios, Su Palabra escrita, la cual es inmediata al creyente y entendible proposicionalmente.

En las palabras del apóstol Pablo; “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra” (2 Timoteo 3:16-17).

Base Escritural: (Romanos 1:19-20, 2:14-15, 32, Salmo 19:1-3, 1 Corintios 1:21, 2:13-14, Hebreos 1:1-2, Salmo 22:19-21, Mateo 4:7).


[1] W. Gary Crampton, "The necessity of Scripture" (By Scripture alone, the sufficiency of Scripture, pg 22).
[2] La Confesión de fe de Westminster, capítulo uno, sección uno. 
[3] W. Gary Crampton, "Knowledge" (The Scripturalism of Gordon H. Clark, pg 15).
[4] Ronald Hanko, "Revelation" (Doctrine according to Godliness, a primer of Reformed doctrine, pg 8).

Leave a Reply