¿Qué de la lógica y la Escritura?

Serie: Dogmática Escritural, Dios y Su Palabra.

Pregunta 15: ¿La lógica tiene un lugar en el estudio de la Escritura?

“En un principio era el Logos, y el Logos estaba ante Dios, y Dios era el Logos.” (Juan 1:1 Biblia Textual).

Según W. Gary Crampton la visión bíblica de la lógica según Gordon H. Clark es la siguiente:

“La Biblia enseña que Dios es Dios de conocimiento (1 Samuel 2:3; Romanos 16:27). Eternamente omnisciente (Salmo 139: 1-6), Dios no sólo es la fuente de Su propio conocimiento, sino también es la fuente determinante de toda verdad. Lo que es verdad es verdad porque Dios piensa así. Tal como la Confesión de Westminster (1:4) enseña; Dios ‘quien es la Verdad en sí mismo’. Y como lo que no es racional no puede ser verdad (1 Timoteo 6:20), se sigue que Dios debe ser racional. Las leyes de la lógica son la forma en que Él piensa.

Esto es lo que enseña la Biblia. Dios no es el autor de confusión (1 Corintios 14:33). Él es un ser racional, el “SEÑOR, Dios de verdad” (Salmo 31:5). Tanto es que habla la Biblia de Dios como el Dios de la lógica que en Juan 1:1 Jesucristo es llamado la lógica de Dios: ‘En el principio era el Logos, y el Logos era con Dios, y el Logos era Dios’ (la palabra ‘lógica’ se deriva de la palabra griega «logos» utilizada en este versículo). Juan 1:1 enfatiza la racionalidad de Dios el Hijo. La lógica es tan eterna como Dios mismo, porque ‘el Logos es Dios’.  Entonces Cristo, según las Escrituras, es la lógica de Dios; Él es la razón, la Sabiduría y la Verdad encarnada (1 Corintios 1:24, 30; Colosenses 2: 3; Juan 14:6). Las leyes de la lógica no son creadas por Dios o por el hombre; son la manera en que Dios piensa. Y puesto que las Escrituras son una parte de la mente de Dios (1 Corintios 2:16), entonces ellas son los pensamientos lógicos de Dios. La Biblia expresa la mente de Dios de una manera lógica y coherente hacia la humanidad. Por lo tanto, Dios y la lógica no se pueden separar, porque la lógica es la característica del pensamiento de Dios. Gordon Clark enseñó que Dios y la lógica son uno y el primer principio mismo en este sentido, porque Juan escribió que la lógica era Dios” [1].

Por su parte el Rev. Ron Hanko dice sobre el tema del Logos de Dios;

“Quizás la razón por la cual el llamado contra la lógica es tan exitoso es que la palabra evoca en la mente del hombre moderno, incluso en los cristianos, un sistema doctrinal frío y estéril que no tiene ninguna relación con la vida y es completamente ausente de pasión o calor. Este punto de vista de la lógica, sin embargo, es erróneo.  Para disipar estas nociones equivocadas es bueno recordar que obtenemos la palabra ‘lógica’ de la palabra griega ‘logos’ traducida como ‘Verbo’ en Juan 1:1-14, y se utiliza como un nombre de nuestro Señor Jesucristo. No es más extraño pensar en Cristo en términos de lógica de lo que es pensar en él en términos de Verbo. Para conectar el logos con el discurso o la palabra hablada es sólo decir que es a través de Él que Dios nos habla y se revela a nosotros. Para conectar el logos con la lógica es sólo decir que cuando Dios nos habla a través de Su Hijo Él habla de forma racional e inteligible. Esto es, de hecho, el milagro de la revelación, no sólo que Dios nos habla, sino que podemos entender lo que dice y hacer sentido de ello [2a].

En cuanto a la lógica y la doctrina de la Escritura Ron Hanko continua diciendo;

“La ‘teología de la paradoja y la contradicción’ es también una negación de la doctrina de la Escritura. Si hay contradicción en la Escritura, entonces la Escritura ya no es revelación. Una contradicción no ‘revela’ nada. Se hace imposible el entendimiento y la comprensión. Tampoco, si hay contradicciones en la Escritura, es perfecta e infalible. Una contradicción, como se mire, es una imperfección, un error.  La regula Scripturae, lo que significa la regla de la Escritura, fue uno de los grandes principios de la Reforma, esto significa que hay una línea coherente en la enseñanza que corre a través de la Escritura de principio a fin. Esto, por supuesto, se deriva del hecho de que es la Palabra de Dios. Si se tratara de una serie de libros escritos por hombres diferentes no esperaríamos ni unidad ni coherencia, pero ya que el Espíritu Santo es el autor de la Escritura, ella tiene unidad y coherencia en todo lo que dice. Eso está implícito en las palabras de Jesús en Juan 10:35: ‘La Escritura no puede ser quebrantada’. Encontrar en ellas contradicciones, tanto en lo que dicen acerca de Dios o en cuestiones de detalles históricos, es negar que ella es la infalible Palabra de Dios.  Esto no quiere decir que entendemos todos los pasajes de la Escritura [de forma facil]. Es cierto que hay pasajes que son difíciles de reconciliar, pero cualquier persona que cree en la infalibilidad de la Escritura insistirá en que simplemente no los entendemos. Admitir que realmente son contradicciones quiere decir que hay errores en la Escritura y es negarles su autoridad como la Palabra de Dios” [2b].

    “Toda ley, toda filosofía, toda lógica y toda ética están en la Sagrada Escritura. Y la Sagrada Escritura es toda verdad. Cada cristiano debe de estudiar este libro porque es la verdad de Dios.”  John Wycliffe

Base Escritural: (Juan 1:1, 14, Colosenses 2: 3, 1 Corintios 14:33, Juan 1:2-3, 1 Corintios 2:16).


[1] W. Gary Crampton, ”Presuppositional Apologetics: Stated and Defended”, Greg L. Bahnsen (Reviewed by W. Gary Crampton January-February 2011). 
[2] Ronald Hanko, "Logic and Scripture" tomado de Covenant Protestant Reformed Church's website.

Leave a Reply